EGRESADO DE LA UNSCH REPRESENTA AL PERÚ EN CERTAMEN MUNDIAL DE HIGIENE DE LOS ALIMENTOS

12194693_513214078845088_1494627735678351273_o

Del 09 al 13 de noviembre del presente año se viene realizando en Boston Massachusetts, Estados Unidos, la 47ª Reunión del Comité del Codex Alimentarius, sobre Higiene de los Alimentos; evento en el cual viene representando al Perú, José Miguel García Rojas, joven egresado de la Escuela Profesional de Ingeniería Agroindustrial de nuestra Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga.

“Es un verdadero honor representar a mi país en tan importante evento mundial y doble honor si en dicha representación está presente Ayacucho y mi Alma Máter la UNSCH. Es una oportunidad extraordinaria que cimienta los trabajos con las normas internacionales de calidad en los diferentes productos alimenticios y que, sin lugar a dudas, se hará un efecto multiplicador en los conocimientos desde mi persona hacia mi región y país” aseveró José Miguel García Rojas.

García Rojas es funcionario de la Dirección General de Salud del Ministerio de Salud (DIGESA MINSA), donde desempeña labores inherentes a la calidad y garantía de los productos alimentarios, siendo además miembro del comite de higiene de los alimentos del Codex Alimentarius.
La finalidad del CODEX ALIMENTARIUS es garantizar alimentos inocuos y de calidad a todas las personas y en cualquier lugar, además de contribuir, a través de sus normas, directrices y códigos de prácticas alimentarias internacionales, a la inocuidad, la calidad y la equidad en el comercio internacional de alimentos.
Asimismo, es necesario señalar que los miembros del Codex abarcan el 99 % de la población mundial. Cada vez más países en desarrollo forman parte activa en el proceso del Codex, en muchos casos con el apoyo del Fondo Fiduciario del Codex, que se esfuerza por proporcionar financiación y capacitación a los participantes de dichos países a fin de hacer posible una colaboración eficaz en el trabajo que viene impulsando.
El hecho de ser miembro activo del Codex ayuda a los países a competir en los complejos mercados mundiales y a mejorar la inocuidad alimentaria para su propia población. Paralelamente, los exportadores saben lo que demandan los importadores, los cuales, a su vez, están protegidos frente a las remesas que no cumplan las normas.